¿Cuáles son las ventajas y desventajas del eCommerce?

El eCommerce es un tipo de comercio bastante polémico que va a creciendo de manera desproporcionada. Se trata de un proceso de comercialización que es adaptable a las nuevas reglas y situaciones del mercado, lo que ofrece nuevas posibilidades. Conocerlo a fondo no es fácil y se necesita un buen estudio de mercado para comprender si tu producto cubre el perfil para ingresar al mercado por este medio.

Pero como en todo, existen dos caras de la moneda, conoce las ventajas y las desventajas de utilizar eCommerce.

Los principales peros y contras del Ecommerce

Antes de comenzar, es conveniente tener una imagen objetiva y realista de lo que implica dedicarse al ecommerce (comercio electrónico). La ilusión a veces puede cegarnos de los inconvenientes de algo, igual que el desconocimiento o desconfianza nos impiden ver las cosas positivas. Por eso mismo, daremos un repaso de 10 ventajas y 10 desventajas del ecommerce.

10 Ventajas del Ecommerce

  • No hay limitaciones geográficas, esto es porque la red es global así que puedes ampliar tu comercio a donde sea.
  • Puedes mostrar y ofertar una mayor gama de productos.
  • El coste tanto de inicio como de mantenimiento es mucho más reducido que en un negocio de comercio tradicional.
  • Ahorra tiempo al momento de realizar la compra para el cliente.
  • Existe una mayor facilidad para desarrollar las estrategias de marketing en lotes, cupones y descuentos.
  • Puedes ofrecer más información al cliente.
  • Existe una mayor posibilidad de ofrecer una mejor comparativa de productos con sus precios y características.
  • Puedes ser tu propio jefe.
  • No hay limitación horaria, a no ser que seas un adicto al trabajo, te permite una mayor conciliación familiar y adaptar tu trabajo a los horarios y ritmo de tu vida.
  • Puedes digitalizar parcialmente el negocio, pero siempre puedes tener unos 100% online y electrónico, lo que reduce los costes a cotas realmente asequibles para todos los bolsillos.

10 Desventajas del Ecommerce

  • La competencia es mucho mayor ya que cualquiera puede poner en marcha este tipo de negocios.
  • Existen consumidores que prefieren ver el producto antes de comprarlo y desconfían de los pagos en línea.
  • No todos los productos pueden venderse en línea con la misma facilidad.
  • Los gastos de envío pueden resultar muy caros cuando el volumen es pequeño.
  • Fidelizar a un cliente es bastante difícil por la amplia gama de competencia.
  • La seguridad del sitio puede dar muchas dudas a los clientes potenciales.
  • Los consumidores quieren el mejor precio y el mejor servicio y es difícil conseguir ambos siempre.
  • Si se tiende a procastinar, es muy fácil distraerse con otras cosas o tareas, sobretodo si se está en el hogar. Imprescindible una buena disciplina.
  • Se corre el riesgo de sufrir ataques de phishing (robos de claves y contraseñas) y actos malintencionados.
  • Si se cae tu página (o servidor) no podrás ofrecer lo que estás vendiendo, perdiendo esas ventas.
  • La impaciencia del consumidor. En una tienda física, cualquier duda o pregunta puede ser respondida instantáneamente, a contraposición de lo que suele suceder online. Asimismo, el tiempo para adquirir un producto tampoco es inmediato, y cuando una persona tiene prisa, puede incluso decidir no adquirir el producto por los tiempos de demora.

El ecommerce como necesidad

Con anterioridad habrás leído que no todos los negocios pueden o necesitan de tener presencia online. Aunque esta afirmación es cierta, ha medida que transcurren los años cada vez toma menos importancia. No solamente la digitalización sino que la transformación global a nivel tecnológico empuja y ayuda al continuo crecimiento del comercio electrónico. Algunos datos clave para entender la importancia del crecimiento serían los siguientes:

  • El incremento medio que anualmente la gente gasta online se incrementa alrededor de un 20%.
  • Cada vez más generaciones, usan internet no solamente para adquirir los productos, sino hasta para informarse, asesorarse, o buscar la ubicación de un negocio. Incluso por cercanía, ante cualquier eventual necesidad inmediata.

Más allá de sopesar las ventajas y desventajas que podemos encontrar en el ecommerce, los datos anuales nos reflejan un cambio de tendencia en el consumo que se está estableciendo y no parece que vaya a revertir. De hecho, el ecommerce se está estableciendo, de forma rápida, y cada día ocupa y toca sectores que antes no esperábamos.

El COVID-19 y sus efectos en el comercio electrónico

Todo en estos momentos gira en torno al preocupante COVID-19, incluso para el sector de las tiendas o comercios en línea. Porque en efecto, tiene una repercusión de la que no se pueden abstraer para cuantificar sus efectos en la sociedad en general. En este sentido, hay que incidir en que el coronavirus es una incidencia que trae consigo que la mayor parte de los e-commerce que operan en el mundo siguen funcionando casi como antes de que iniciara esta crisis.

La irrupción del coronavirus en la rutina nos ha confinado a millones de consumidores a su hogar. Sin la posibilidad de salir a la calle, a no ser para ir al trabajar, llenar el depósito, ir a la farmacia, sacar a pasear a las mascotas, comprar medicamentos en la farmacia o acudir al supermercado. Las compras que se pueden hacer de forma presencial se reducen a aquellos productos que se pueden encontrar en una tienda de alimentación, o hipermercado. En algunos casos puede que esto no sea suficiente y que se necesiten otras cosas, para lo que los comercios online siguen prestando sus servicios.

Esta es una primera consecuencia de lo que ha traído COVID-19 y que desde luego beneficia a las tiendas online de todo el país. Más allá de que se hayan incrementado las ventas de los productos, servicios o artículos que ponen en marcha este tipo de empresas digitales.

COVID-19 en el negocio digital

Este año pasará a la historia por la aparición de este peligroso virus que va a cambiar los hábitos en el sector del consumo: ¿Pero cómo va a afectar en concreto a una tienda o comercio de estas características? Pues bien, según un sondeo realizado, las ventas por medios digitales se incrementaron entre el 30 % y el 50% desde de marzo, cuando se anunció el primer contagiado de covid-19 en los países más relevantes en el mundo.

Desde esta realidad, las plataformas online ofrecen la opción de recibir una amplia gama de productos, servicios o artículos sin salir de casa. Con la ventaja adicional de que los productos que tienen en las tiendas físicas también los venden en la plataforma digital. Esto supone un relanzamiento en sus respectivas líneas de negocio.

Al igual que con la puesta en marcha de potentes herramientas en forma de aplicaciones tecnológicas que cuenta con gran oferta de comida a domicilio, juegos, contenidos audiovisuales o culturales, entre algunos de los más relevantes. Desde este punto de vista optimiza la búsqueda de ubicación del usuario a través del sistema GPS. Con un incremento en los medios tecnológicos para potenciar la demanda por parte de los clientes o usuarios.

En cualquier caso, los efectos que tendrá la enfermedad cambiarán la manera de comercializar productos, por ejemplo, bajará el uso del efectivo y disparará el uso de tarjetas, así como las transacciones a través de las aplicaciones que conllevan estas plataformas por Internet. En donde es muy importante que tengas en cuenta que a partir de este preciso momento que sus aportaciones más relevantes son las siguientes que te exponemos a continuación:

  • Su capacidad para llegar a más puntos en el planeta.
  • Abarca diferentes líneas de negocio, desde las propuestas de ocio y entretenimiento a las puramente tecnológicas. Si exclusiones de ningún tipo prácticamente.
  • Su repercusión no será tan negativa con respecto a la oferta que ofrecen las tiendas físicas o más convencionales.
  • Dan mejor respuesta a las necesidades que existen en los hogares en unos momentos en que la vida familiar se centra en estos espacios cerrados.
  • Ahorro en las compras al reducir sus tarifas entre un 10 % y 20 % aproximadamente, en lo referente a todas las líneas de negocio.
  • Y por último, no puede olvidarse de que se trata de una tendencia en el consumo que crece año tras año y que en esta crisis económica incluso se puede ver reforzada en sus intereses empresariales.